Buen tiempo, días que se alargan, temperaturas de lo más agradables… son algunas de las ventajas que tiene el verano y que solemos aprovechar a la mínima oportunidad. Nos reunimos alrededor de una mesa, al aire libre y acompañando las tertulias con manjares y buenos vinos. Pero, ¿cuáles son los mejores vinos para comer en verano? ¿Quieres consejos sobre qué comer con vino blanco durante estos días calurosos? ¿No tienes claro cuál es el mejor picoteo para el vino tinto en cenas veraniegas?

El maridaje o la armonía, como lo denominamos en Bodegas Ostatu, puede ser el factor que determine el éxito final de una comida o cena veraniega. Debido al calor típico de estas fechas, es habitual que las mesas se conformen con platos ligeros, lo cual hace que haya unos vinos más apropiados que otros. No obstante, debido a la diversidad climática y a las costumbres de cada lugar, los menús pueden ser diferentes y también influirá el horario. Asimismo, los vinos para comer o cenar que escojamos dependerán de estos factores. En Ostatu somos conscientes de ello y tenemos vinos para aperitivos, comidas y cenas veraniegas que armonizan perfectamente debido a sus características.

Los blancos y rosados: ideales vinos para pescado

Dado que es un alimento poco pesado y de fácil digestión, el pescado en sus múltiples variantes se convierte en un producto típico de estas fechas. Ya sea a la brasa, acompañado de una fresca ensalada o al horno, estamos hablando de un producto, en general, saludable y poco calórico, lo cual lo convierte en ideal para comidas y cenas veraniegas.

A su vez, los productos del mar, si no se aderezan o condimentan en exceso, no suelen ofrecer sabores muy potentes. He ahí la razón por la que muchos expertos gastronómicos prefieren maridarlos con vinos más suaves. En este caso, en Bodegas Ostatu contamos con dos vinos para pescados que son perfectos:

  • El Ostatu Blanco 2020 es ideal por su sabor fresco y frutal, elaborado con viura y malvasía.
  • El Ostatu Rosé 2020, si somos amantes del rosado, es perfecto para maridar con pescado de todo tipo e, incluso con alguna carne de sabor más suave o ligero.

gran reserva blanco de ostatuHablando de la relación entre vinos blancos y pescados, actualmente la cocina oriental se ha hecho un importante hueco en nuestra cultura gastronómica, donde el sushi es el rey. Asimismo, dado su poco aporte calórico y su suavidad, tenemos un vino blanco para sushi perfecto: el Ostatu Blanco Gran Reserva 2013, procedente de viñedos viejos de entre 30 y 80 años.

Y, por último y en caso de que busques un vino blanco para pescado de gran altura, en Bodegas Ostatu tenemos la solución. El Lore Ostatu 2016, con aromas de frutas blancas y perfectamente equilibrado, es vino para pescado que mejor armonizará tus comidas, cenas o aperitivos veraniegos.

Vinos tintos para comer o cenar este verano

Por su parte, asociamos los tintos con sabores más potentes y con alimentos más pesados. Normalmente, debido a sus características, sí es cierto que suelen armonizar mejor con comidas más copiosas y esa es la razón por la que se dice mayoritariamente que los vinos tintos para carnes son más adecuados, aunque sin duda también tienen su fenomenal encaje con ciertos pescados.

Sin embargo, hay mucha variedad de vinos y de carnes, con mayor o menor intensidad y matices. Además, y en referencia al verano, no todos los rincones del planeta padecen temperaturas extremas, sino que encontramos muchos lugares en los que los termómetros durante las noches veraniegas invitan a cenas más contundentes en las que tiene cabida la carne.

Esa es la razón por la que recomendamos que, ya sean vinos para carnes o, simplemente, vinos para comer otros productos en estas fechas, disfrutes y elijas por gusto y deleite de tu paladar. Así, en Bodegas Ostatu optamos por recomendarte vinos tintos para carnes que, por sus características, son propicios para estas fechas:

  • El Ostatu Tinto 2020, joven y de maceración carbónica con aroma a frutas rojas frescas como cerezas y fresas silvestres, el cual puede armonizar bien con embutidos y piezas de carne guisadas y carnes blancas.
  • El Ostatu Crianza 2018, con más personalidad y cuerpo, pero que puede combinar a la perfección con caza y carnes a la brasa, tan habituales en cenas al aire libre en esta época.

botella escobal de ostatuA su vez, si queremos escoger armonías para carnes más selectas, en nuestras bodegas y viñedos elaboramos vinos singulares con los que acompañar por todo lo alto tus planes gastronómicos de este verano. Quizás, entre nuestra selección de tintos, para degustar un buen embutido o carne en verano escogeríamos el Escobal de Ostatu 2018, perfecto por su sabor intenso y fresco para acompañar platos muy elaborados y concretos.

De todas formas y para concluir, al fin y al cabo, qué vinos para comer o cenar son más apropiados es algo muy subjetivo. Dependerá de los gustos del anfitrión y de los comensales, por lo que, en función de si eres uno o parte de los otros, simplemente déjate llevar y disfruta.

Descubre nuestros vinos singulares