Viñedos propios


Es en nuestros viñedos, donde nace la magia de nuestros vinos

Desde que la familia Sáenz de Samaniego empezase su relación con los viñedos en el siglo XVI, hemos tenido muy claro que el elemento principal y el máximo protagonista son nuestras viñas.

 

36 hectáreas de viñedo propio, divididos en 50 microparcelas ubicadas principalmente en Samaniego en diferentes alturas y orientaciones, bajo la protección de la sierra, de Cantabria-Toloño .

Suelos arcilloso calcáreos y la confluencia de dos climas tan diferentes como el atlántico y el mediterráneo son el lugar ideal para el desarrollo de un viñedo de calidad.

El clima

Un microclima único, resultado de la confluencia del clima atlántico y mediterráneo. Cuenta con la cantidad idónea de lluvia al año, la protección de los fríos vientos del norte gracias a la sierra, en unos viñedos que se encuentran principalmente orientados al sur.

El terroir

Los terrenos en los que se asientan nuestros viñedos son la herencia de una viticultura respetuosa con el medioambiente que hemos realizado desde siempre, algo que hemos afianzado con el paso del tiempo hasta registrar nuestras tierras como viñedos ecológicos en ENEEK. Una visión integral que supone cuidar de la tierra, del entorno, de nuestro patrimonio y de la naturaleza con el máximo respeto. Suelos arcillo-calcáreos que imprimen alma a nuestros vinos. Suelos pobres, sin exceso de materia orgánica, sueltos y con viñas viejas cuyas raíces luchan por obtener las mejores características. Solo así, se consiguen los grandes vinos.

El arte de la vendimia

Entre los meses de septiembre y de octubrela uva adquiere el óptimo punto de maduración. Es en este momento cuando se recolecta la uva de manera manual, seleccionando en el propio campo los los mejores racimospara así asegurar al máximo la calidad de nuestros vinos.