Por Edu Saracibar

El pasado día 12 de Febrero, tuvimos el placer de presentar nuestra familia Sáenz de Samaniego, ‘Ostatu’ como uno de los asociados a Futuro Viñador. Después de un importante trabajo sale a la luz este grupo de viticultores con una intención de compartir, para ayudar y mejorar todos.

En Ostatu, tenemos relación con los viñedos desde el siglo XV. Nuestra filosofía de trabajo esta basada en el respeto a la tierra y al igual que nuestros compañeros de viaje en Futuro viñador, ese respeto nos proporciona una forma de entender el vino y la vida como un equilibrio entre el ayer y hoy. Cuidar el paisaje y formar parte de el con una visión ecológica y sostenible es nuestra premisa. Y creemos que debería ser la premisa de muchas otras bodegas también.

Este grupo está formado por productoras/es muy heterogéneos, desde primeras generaciones que arrancan con un proyecto personal, a bodegas familiares que tienen sus raíces en su pueblo desde hace muchas generaciones como es nuestro caso, y desde proyectos donde la tradición enmarca su trabajo, a revolucionarias/os que han ayudado a transformar sus regiones.

Somos parte, junto a muchos viñadoras/es de todo España, de una revolución silenciosa que está ayudando a transformar nuestra cultura de vino, sus prácticas culturales e imagen de nuestro país.  Este gran cambio tiene sus cimientos en la recuperación de prácticas culturales ancestrales, en la reivindicación de nuestro gran viñedo histórico, en la riqueza de variedades antiguas propias  y la biodiversidad/ diversidad de climas, paisajes y personas.

En ese proyecto tomamos parte 16 miembros fundadores:  Zárate, Algueira y Guímaro en Galicia, Dominio del Bendito en Toro, Dominio del Águila en Ribera del Duero, Artuke, Cía Vinos Telmo Rodríguez y Remelluri en Rioja, Domaines Lupier en Navarra, Ponce en Manchuela, Raventós i Blanc en Cataluña, Celler del Roure en Valencia, Casa Castillo en Jumilla y en las islas 4 Kilos (Baleares) y Suertes del Marqués (Canarias).

Futuro Viñador se trata de un planteamiento abierto y dinámico en el que se tienen en cuenta aspectos de sostenibilidad, viticultura y vinificación, pero que no lo entendemos como una limitación de partida, sino como un objetivo de llegada y en Ostatu estamos muy orgullosos de compartir este objetivo con estos grandes compañeros, además estamos seguros de que próximamente se unirán muchos mas compañeros respetuosos y comprometidos con el paisaje vitivinícola que compartimos.